Clasificados

05. Reproducción

Hembra con su cría a mediados de la época de invierno (mes de febrero). Las crías (nacidas en julio o agosto) que alcanzan esta edad (7 u 8 meses) tienen una alta probabilidad de sobrevivencia dentro de su hábitat natural.Hembra con su cría a mediados de la época de invierno (mes de febrero). Las crías (nacidas en julio o agosto) que alcanzan esta edad (7 u 8 meses) tienen una alta probabilidad de sobrevivencia dentro de su hábitat natural.En el noreste de México, la época de reproducción (en la región denominada “corrida”), se lleva a cabo durante los meses de diciembre y enero, pudiendo existir variaciones de esta época para otras regiones ecológicas de México. Los nacimientos de las nuevas crías o cervatos se presentan durante los meses de julio y agosto, después de una gestación del orden de siete meses (200 a 210 días).

Por regla general, las hembras (madres) primerizas, paren un solo cervato, y las hembras de segundo y partos posteriores, pueden parir dos y hasta tres cervatos. Esto, siempre y cuando las condiciones del hábitat hayan sido buenas, y las densidades de población de bovinos y venados se hayan mantenido por debajo de la “capacidad de carga” del hábitat natural.

Los nuevos machos y hembras, alcanzan su madurez sexual y participan en la reproducción, cuando han alcanzado la edad de 18 meses (1.5 años), o sea, durante el segundo invierno de su vida. Por su mayor tamaño corporal y fuerza física, los machos de 5.5 y 6.5 años de edad son “dominantes”, “territoriales” y más cautos y con menos movilidad, y desde luego, más exitosos, en la cobertura de hembras.

Uno de los índices importantes para evaluar el éxito de la reproducción es la determinación mediante el muestreo de población, de la relación “hembras-crías”, la cual se considera buena, para valores iguales o superiores a 1:0.7 y mala para valores inferiores a 1:0.5. Siendo recomendable, la asesoría de un experto, para el análisis y conclusión final.

Buscar

Inicio de sesión