Clasificados

La cacería de venado puede ser riesgosa para el corazón de los cazadores

Venado

La caza del venado pudiera ser peligrosa para los hombres que padecen de enfermedades cardiacas o que sean susceptibles a estas, dicen los investigadores.

En un estudio hecho a 25 cazadores de edad media, los investigadores encontraron que las actividades relacionadas con la cacería, como caminar en terreno escabroso, dispararle a un animal y arrastrar el trofeo, incrementa el ritmo cardiaco significativamente.

En algunos casos, esto conduce ritmos cardiacos anormales potencialmente peligrosos, o a reducir el suministro de oxígeno al corazón.

De los 25 cazadores, 17 tenían enfermedad coronaria del corazón, mientras que el resto tenía factores de riesgo como sobrepeso, fumar, o tener alta presión de la sangre o incluso alto colesterol.

Los descubrimientos sugieren que para hombres como estos, cazar puede incrementar el riesgo de un ataque cardiaco.

Para llevar a cabo este estudio los médicos involucrados equiparon a cada hombre con un monitor portátil que continuamente registraba la actividad eléctrica de sus corazones durante un día de caza de venado. Con fines de comparación a los hombres también se les monitoreo el corazón mientras ejercitaban en una caminadora en un día diferente a la cacería.

En general, los investigadores encontraron, que la cacería de venado puso el corazón de los cazadores bajo más presión que la caminadora. Diez hombres excedieron los latidos máximos de corazón registrados mientras usaban la caminadora, y varios mostraron respuestas del corazón potencialmente peligrosas en la cacería que no mostraron durante la prueba de la caminadora.

Tres hombres tenían señales de impedimento en el flujo de la sangre al corazón durante la cacería, pero no en la caminadora. Similarmente, tres de los hombres con enfermedad cardiaca, mostraron un ritmo cardiaco anormal durante la cacería que no mostraron en la caminadora.

La combinación de ejercicio físico, adrenalina, y el estrés causado por caminar en un terreno escabroso y clima frío, pueden explicar la excesiva demanda cardiaca vista en la cacería.

Algo más que hay cabe mencionar es que la mayoría de los hombres evaluados durante el estudio, formaban parte de un programa de ejercicio para tratar sus enfermedades cardiacas, o regularmente eran físicamente activos. La caza pudiera ser un esfuerzo mayor para el corazón en los hombres que son normalmente sedentarios.

Fuente: American Journal of Cardiology, July 15, 2007.

Buscar

Inicio de sesión