Clasificados

  • Busco rancho en renta para temporada 2017-2018 en Centro o Noreste del País.

    Datos de contacto: 558-549-5673


  • IMG-20161105-WA0018.jpg

    Rifle gamo máxima calibre 4.5 mira telescópica BSA y estuche rígido para dos armas flambeau. Excelente estado, poco uso, soy de Guadalajara en México. Precio: 5000 pesos mxn


  • Vendo cacerías de exóticos y Venado cola blanca texano
    Tenemos muy buenos trofeos de:
    Axis
    Fallow
    Orix cimitarra
    Black buck
    Ciervo rojo
    Venado cola blanca texano

    El rancho esta muy cerca de Cd.Victoria Tamaulipas
    Contamos con todas las instalaciones para su mayor comodidad y el mejor servicio para hacer de su cacería la mejor.

    Estoy a sus ordenes: eugenioshdz@hotmail.com


Perro devorador de leones

Un señor va de cacería al África y se lleva a su perrito para no sentirse tan solo en aquellas regiones. Un día, ya en la expedición, el perrito empieza a corretear mariposas y para cuando se da cuenta ya se encuentra muy lejos del grupo del Safari, así que empieza a vagar perdido por la selva, cuando en eso ve a lo lejos que viene un león corriendo en su dirección derechito a comérselo.

- ¡Ahora sí me cargo el payaso! Piensa el perrito y piensa rápido qué hacer. En eso ve unos huesos de un animal muerto y se pone a mordisquearlos y en cuanto el león está a punto de atacarlo, el perrito dice:

¡Ah, qué rico león me acabo de comer de comer! El león se frena bruscamente y sale por patas huyendo del perrito y pensando:

- ¡Perro hijo del demonio! Por poco y me come a mí también.

Un mono que estaba arriba de un árbol cercano y que había visto como estuvo todo el show sale corriendo tras el león para contarle como se lo había chamaqueado el perrito, pero el perrito alcanza a ver que el monito sale tras el león. El mono alcanza al león y le cuenta todo el rollo, entonces el león enojado dice:

- ¡Maldito perro... Me las va a pagar, va a saber quien espanta a quien! Trépate -le dice al mono- vamos a alcanzarlo.

Y se echa a correr para caerle al perro. El perrito ve a lo lejos que el león viene tras de él de nuevo y esta vez sobre de el trae montado al monito:

- ¡Que mono más maricón! ¿Y ahora qué voy a hacer? El perrito en vez de salir huyendo se queda sentado dándoles la espalda como si no los hubiera visto y en cuando el león está a punto de atacarlo de nuevo el perrito dice:

- ¡Mendigo mono! Hace como media hora que lo mandé a que me trajera otro león y todavía no llega.

Buscar

Inicio de sesión